Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Idioma:   
Zona
Madrid
Servicios Vive Zone
Adra y Roquetas de Mar
Albacete
Alicante
Barcelona
Benidorm - Marina Baixa
Cartagena - Mar Menor
Granada
Los Alcazares
Madrid
Molina de Segura
Motril
Murcia
Sevilla
Tenerife
Torrevieja - Vega Baja
Valencia
Zaragoza
Logo de Inicio de sesión de usuario
Iniciar sesión
Incluye tu negocio
Conócenos
INICIO
INFORMACIÓN TURÍSTICA
QUÉ VISITAR
QUÉ HACER
PLAYAS
DÓNDE DORMIR
DÓNDE COMER
DÓNDE SALIR
DÓNDE COMPRAR
COMPRA ON LINE
RESERVAS
GASOLINERAS
BANCA
TRANSPORTE
EMERGENCIAS
EMPLEO Y FORMACIÓN
MEDIO AMBIENTE
SALUD Y BELLEZA
DEPORTES
CIUDADANO
MOTOR
DÓNDE COMERDÓNDE COMER
BARES Y RESTAURANTESBARES Y RESTAURANTES
ZONAS GASTRONÓMICASZONAS GASTRONÓMICAS
GASTRONOMÍAGASTRONOMÍA
RECETAS LOCALESRECETAS LOCALES
DóNDE COMERRECETAS LOCALES5 DICIEMBRE 2020

COCIDO MADRILEÑO

Cocido madrileño

Foto: Barcex(Wikimedia Commons). Licencia: CC BY-SA

INGREDIENTES 

  • Garbanzos 420 gramos
  • 420 gramos de morcillo
  • Un cuarto de pollo
  • Un par de zanahorias
  • Chorizo 125 gramos
  • Punta y hueso de jamón
  • 160 gramos de tocino
  • Una morcilla de cebolla 
  • Un repollo
  • Un diente de ajo
  • Dos patatas

  


PREPARACIÓN

Para preparar el cocido madrileño, hay que poner la noche anterior en remojo los garbanzos, en agua a temperatura ambiente con sal. 
El día de hacer el cocido, llenamos una olla bien grande con dos litros de agua, añadimos el morcillo, el tocino, la punta de jamón y los huesos. Importante que esté todo lavado antes de echar en la olla. Ponemos a calentar y cuando comience a hervir se le retira la espuma del agua, con ayuda de una espumadera. 
Se escurren los garbanzos, se guardan en una red y los metemos en la olla con el agua hirviendo. La cocción se hace a fuego lento, y requerirá un tiempo de unas dos a tres horas, dependiendo de la cantidad de garbanzos que hayamos puesto. 
A la vez que se cuece, ponemos en una olla aparte el repollo picado, con un poco del caldo que tenemos en el cocido, junto al chorizo y a la morcilla. 
En la olla principal, a mitad del tiempo de cocción, a la hora y pico de tiempo, añadimos las patatas y las zanahorias enteras, eso sí peladas y limpias. También añadiremos el cuarto de pollo. Si vemos que hay poca agua, se añade más agua a la olla pero bien caliente. 

Pasado el tiempo, cuando los garbanzos se encuentren ya tiernos, se saca el caldo. Este caldo se puede usar para hacer el conocido puchero de arroz o fideos. 
Ahora en una sartén sofreímos unos ajos, y los agregamos al repollo. Finalmente se sirven los garbanzos en el plato con las carnes troceadas y las verduras que se han cocido.

¿Algún dato incorrecto? Enviar sugerencia